Emprendimiento

Emprendimiento en el contexto latinoamericano

Emprendimiento en el contexto latinoamericano

Emprendimiento en el contexto latinoamericano es un tema que deseo tocar hoy en este post, creo que todo emprendedor debe tener conocimiento del entorno que lo rodea, debe conocer la tendencia del emprendimiento y la relevncia de este en su país. 

 

En la última década el concepto de emprendimiento ha tomado tanta relevancia y casi que nos topamos con la palabra y todo el tiempo.

 

Para la sociedad latinoamericana el emprendimiento se ha vuelto una herramienta para el desarrollo económico de la sociedad.

 

La falta de oportunidades laborales, la escasez de ingresos en las familias y la mentalidad de buscar una estabilidad financiera, han llevado a la sociedad latinoamericana a buscar nuevas alternativas.

 

Pero no es fácil emprender en Latinoamérica, por parte del emprendedor el mercado exige que cumpla con un perfil y por parte de los factores externos dificultan llevar a la realidad una idea de negocio.

 

plan de negocios

 

Capacidad de emprendimiento

Investigaciones demuestran la capacidad del emprendimiento para recuperar, crear y sostener fuentes de trabajo (Deux y Vásquez, 2009; De Oliveira, et al, 2013; Lejarriaga, Bel Durán, Martín, 2013; García, Lejarriaga, Bel, Fernández y Martín, 2008; Melían y Campos, 2010; Peñaherrera y Cobos, 2012), así como para generar progreso económico (Crissien, 2006).

 

A pesar de que la mayoría de emprendimientos son microempresas y pequeñas empresas ayudan a estructurar la economía de los países latinamericanos.

 

Por ello, la ciencia, la innovación y el emprendimiento toman cada vez más fuerza como “la próxima generación de negocios en las Américas” (Thomasson, 2009, p. 454)

 

 “En América Latina y el Caribe, el 17% de la población adulta está involucrada en la creación de algún tipo de emprendimiento, lo que la posiciona entre las regiones con mayor tasa de iniciativa empresarial del mundo.” según Global Entrepreneurship Monitor (GEM)

 

Aunque debemos tener en cuenta que la mayoría de estos emprendimientos surgen ante la faltan de oportunidades laborales que ante una fuente de innovación y de creación de valor.

 

“América Latina es una región que, por sus características demográficas, territoriales y socioeconómicas, tiene un gran potencial de crecimiento, donde una de las principales fuentes de desarrollo se encuentra en el impulso de la actividad emprendedora basada en la eficiencia (Kelley, Singer y Herrington, 2011).”

 

los menores ingresos de los trabajadores por cuenta propia podrían sugerir que, en algunos casos, los retornos pecuniarios no son el principal motivo para optar por la actividad empresarial. Razones como una mayor flexibilidad, una mayor autonomía y la posibilidad de “ser su propio jefe” se han citado como determinantes en la decisión de emprender (Parker, 2004; Hamilton, 2000; Blanchflower, 2000).

 

 

El panorama ocupacional del Emprendimiento en el contexto latinoamericano: la decisión de emprender

Existe consenso en que el panorama ocupacional de América Latina se caracteriza por un exceso de empleo en empresas de pequeña escala, en muchos casos unipersonales, y un déficit de puestos de trabajo en empresas medianas y grandes, en comparación con lo que sucede en economías más avanzadas como la de Estados Unidos. En virtud de la estrecha conexión entre tamaño y productividad, la abundancia de estos emprendimientos pequeños y unipersonales ha sido señalada como una de las razones que explican la baja productividad de los países de la región (Pagés, 2010).

 

La distribución ocupacional de la población activa

Dado que el emprendedor posee un perfil, es necesario identificar a los emprendedores a partir de ciertas categorías ocupacionales observables en los datos. En este reporte, se considera ‘emprendedor’ tanto al dueño o gerente de una empresa que contrata trabajadores como al individuo que trabaja por cuenta propia.

 

A continuación, les voy a mostrar la ddistribución de la población ocupada por categoría ocupacional y tamaño de las firmas en países seleccionados de América Latina y Estados Unidos enfocándonos en tres categorías importantes empleador, auto empleado y asalariado.

 

 

Emprendimiento en el contexto latinoamericano
Fuente: Emprendimientos en América Latina desde la subsistencia hacia la transformación productiva pág. 70

 

 

“El aspecto negativo de esta mayor proporción de trabajadores en emprendimientos unipersonales en América Latina es un menor peso del empleo asalariado. La proporción de trabajadores asalariados en la región es del 54,8%, una cifra considerablemente menor que el 80,4% correspondiente a Estados Unidos. Los países donde el empleo asalariado tiene menor peso son Bolivia (37,2%), Perú (41,5%) y Colombia (41,7%), mientras que aquellos donde su participación es mayor son Argentina (71,3%), Costa Rica (70,6%) y Chile (68,5%). La importancia del empleo asalariado aumenta en los países con mayor PIB por habitante (la correlación, en este caso, es de 0,72).” Fuente: Emprendimientos en América Latina desde la subsistencia hacia la transformación productiva pág. 71″

 

Como conclusión del grafico anterior se puede resumir que la mayoría de los emprendedores crean empresas donde no se genera empleo, sino para ser auto empleados.

 

Ahora, si comparamos el porcentaje de población activa como empleador en Latinoamérica (4,0) vs el porcentaje de autoempleado (28,7) la diferencia es abismal.

 

Pero si comparamos cualquier país latinoamericano respecto a Estado Unidos te puedes dar cuenta que la brecha en Estados Unidos porcentaje de población activa vs el porcentaje de autoempleado es 3,3 vs 6,1 respectivamente es más equivalente.

 

Estas cifras dan a entender que en Estados Unidos que los emprendedores tienen más la mentalidad y las características para crear una empresa que genere empleo y que muchas de las iniciativas existen surgen como opción para generar más empleo.

 

 

Condiciones sistemáticas para el emprendimiento

Prodem ha elaborado el Índice de Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico (ICSEd-Prodem) con el propósito de aportar una herramienta que ayude a identificar las principales fortalezas y debilidades de los países y a diseñar una agenda de iniciativas para fomentar el emprendimiento. Por lo tanto, ICSEd-Prodem es una brújula para la acción y, como tal, ha sido diseñado pensando en los gobiernos, las universidades, las incu badoras y aceleradoras, los inversores y otros actores del ecosistema.

 

El ICSEd-Prodem es el resultado de investigaciones y trabajos realizados por más de una década junto a organismos internacionales, gobiernos e instituciones clave de la región y en su construcción se han seguido las mejores prácticas para la elaboración de índices de la OCDE. Sus diez dimensiones constitutivas reflejan los principales factores sociales, culturales, económicos y políticos que contribuyen a entender la situación en materia de emprendimiento dinámico y sus perspectivas futuras.

 

“Las condiciones sistémicas para el emprendimiento en los diferentes países y su tasa de fertilidad empresarial están positivamente correlacionados. Por lo general, a mejores condiciones sistémicas le corresponden mayores tasas de creación de empresas, si bien esta relación no es lineal ni perfecta y está sujeta a desfasajes temporales.”

 

 

Las condiciones sistémicas y la creación de empresas están relacionadas

Emprendimiento en el contexto latinoamericano
Fuente: Elaboración propia en base a ICSEdProdem y Banco Mundial Notas: La fertilidad empresarial es el índice de New Firm Density del Banco Mundial, que computa la creación de nuevas empresas como porcentaje de la población económicamente activa. El coeficiente de correlación entre ambas variables es 0,6 y estadísticamente significativo (α>99%).

 

Los países más desarrollados tienen mejores condiciones sistémicas

Emprendimiento en el contexto latinoamericano
Fuente: Elaboración propia en base a ICSEdProdem y Banco Mundial Nota: el coeficiente de correlación entre ambas series es 0,8 y estadísticamente significativo (α>99%).

 

 

¿Quiénes son los emprendedores en la región y cómo es su desempeño?

Emprender es una decisión que toma o varios individuos de realizar una idea de negocio. Pero la realidad es que no es solo levantarnos y decir ¡voy a emprender!

 

Esta decisión tomada depende de diferentes variables, las características del entorno y de las características del perfil de los emprendedores.

 

Pero entonces ¿Cómo es el perfil de un emprendedor latinoamericano? Veámoslo.

 

 

El perfil del emprendedor latinoamericano

En muchas ocasiones escuchamos o leemos artículos en donde hablan de las características del emprendedor o las habilidades que este necesita. Para este post quiero dejar eso de lado y ser un poco más técnico.

 

Gracias a una tabla aportada por el reporte de “emprendimiento en América latina desde la subsistencia hacia la transformación productiva” vas a ver la edad prometido de los emprendedores en las categorías de empleador y autoempleado, además del porcentaje exclusivamente en mujeres y por último el porcentaje de los emprendedores que poseen educación superior.

 

Edad, género y nivel educativo por categoría ocupacional en países seleccionados de América Latina y Estados Unidos

 Emprendimiento en el contexto latinoamericano
Fuente: Emprendimientos en América Latina desde la subsistencia hacia la transformación productiva pág. 72

 

La edad promedio del emprendedor empleador es de 46,2, el promedio para el autoempleado es de 44,6.

Estos datos son interesantes ya que puede comprobar que los adultos más maduros son los que más tienden a emprender, anteriormente hablas de que uno de los factores más importantes para emprender por parte de los latinos es la falta de oportunidades.

La edad promedio del emprendedor confirma la falta de oportunidades en los más mayores los incentiva a optar por el emprendimiento como una forma de generar ingresos.

 

“La relación entre educación y probabilidad de emprender ha sido ampliamente estudiada. Los trabajos empíricos en general encuentran una relación en forma de U, con elevadas tasas de iniciativa empresarial tanto entre los individuos con bajo nivel educativo como entre aquellos altamente educados, y una menor incidencia entre las personas con educación intermedia (Blanchflower, 2000; Dawson et al., 2009; Georgellis et al., 2005; Hamilton, 2000)”

 

Rasgos psicológicos y aptitudes empresariales de los emprendedores

Hay ciertas características de la personalidad y aptitudes de los individuos que pueden ser relevantes en la decisión de emprender28. Entre los rasgos habitualmente asociados a una mayor predisposición para realizar actividades emprendedoras se encuentran la necesidad de una mayor autonomía o de logros personales; la creencia de que los eventos ocurren principalmente como efecto de las propias acciones (locus de control interno); la innovación y creatividad; la tolerancia a asumir ciertos riesgos; la impresión de ser capaz de desempeñarse de una determinada manera y de poder alcanzar ciertas metas (autoeficacia); y la capacidad de desarrollar varias actividades simultáneamente, entre otros.

 

“Con el fin de analizar la importancia de estas características de la personalidad en las decisiones emprendedoras en los países de América Latina, la presente sección utiliza datos propios recabados en la ECAF 2012. Una de las principales limitaciones en el estudio de la relación entre los rasgos psicológicos y las decisiones ocupacionales de los individuos ha sido la dificultad de contar con bases de datos que incluyan medidas de dichos rasgos. La ECAF 2012 incluye un módulo específico con preguntas dirigidas a medir la presencia de estos rasgos psicológicos y características de la personalidad de los individuos, sobre cuya base es posible construir siete indicadores (orientación al logro, autonomía, locus de control interno, innovación y creatividad, autoeficacia, capacidad de realizar múltiples tareas simultáneamente y tolerancia al riesgo)”

 

 

Indicadores de rasgos psicológicosa/ por categoría ocupacional en ciudades seleccionadas de América Latina y Estados Unidosb/ (2012)

Fuente: Emprendimientos en América Latina desde la subsistencia hacia la transformación productiva pág. 85

 

 

¿Qué países latinoamericanos son los más emprendedores?

El país con mejores condiciones sistémicas para el emprender en América Latina es Chile. Le siguen en orden de importancia México, Brasil y Costa Rica, los que junto con Argentina conforman los top 5 del ranking regional.

 

Fuente: Índice de Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico Una herramienta para la acción en América Latina en base a ICSEd-Prodem

 

“Sin embargo, en el ranking internacional, los países de América Latina se ubican desde la mitad de la tabla hacia abajo. Incluso Chile, el líder a nivel latinoamericano, se ubica recién en el puesto número 26 sobre un total de 54 países. Los países de la región, incluso los mejor posicionados, aún deben recorrer un largo trayecto para que el emprendimiento se convierta en un verdadero motor de desarrollo, dado que suelen ubicarse en valores medios bajos o directamente bajos del ranking del ICSEd-Prodem.”

 

Importantes debilidades no permiten capitalizar las oportunidades

Fuente: Índice de Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico Una herramienta para la acción en América Latina en base a ICSEd-Prodem

 

Las condiciones de la demanda y la cultura son las dimensiones mejor posicionadas de la región. De hecho, son las únicas con valores promedio superiores a 40 puntos. Por ejemplo, la existencia de condiciones de demanda más favorables permite ampliar las oportunidades para emprender y así se potencia el espacio para crear y desarrollar nuevas empresas.

 

“Por otro lado, el ambiente cultural en el cual se mueven las personas puede contribuir a que ellas sientan el deseo de emprender. Sin embargo, esta es una condición necesaria pero no suficiente para que nazcan empresas con potencial. La motivación debe estar acompañada de las competencias adecuadas. De hecho, una de las tres deficiencias principales de la región es la falta de capital humano emprendedor. Al no haber suficiente músculo emprendedor capaz de crear y desarrollar empresas dinámicas, los emprendimientos que nacen no logran, en su mayoría, crecer e impactar de manera significativa sobre la generación de riqueza. Esta situación plantea fuertes interrogantes acerca del papel que están desempeñando los distintos ámbitos formativos.”

 

Las otras dimensiones que registran los mayores déficits, junto con el capital humano emprendedor, son la plataforma de CTI, el capital social, la estructura empresarial y el financiamiento. Estas también son las debilidades más comunes para la mayoría de los países de la región, inclusive para los tres líderes.

 

Emprendimiento en el contexto latinoamericano
fuente: índice de Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico Una herramienta para la acción en América Latina en base a ICSEd-Prodem.

 

Dado este panorama, no debería sorprender que las propuestas de valor innovadoras y las nuevas empresas dinámicas sean una porción muy minoritaria del total de los emprendimientos que se generan. Su impacto actual es muy limitado.

 

Esta situación plantea la necesidad de implementar políticas y regulaciones capaces de contribuir decisivamente a la generación de condiciones más favorables para el emprendimiento. Como se verá más adelante, la situación existente en este campo es altamente heterogénea y, aun en el caso de los países más avanzados de América Latina, existe un terreno muy importante por recorrer.

 

Según investigaciones previas de Prodem la importancia del capital humano emprendedor en las nuevas empresas dinámicas es más determinante en América Latina que en otras latitudes del planeta. Una posible explicación es que en entornos más complejos, la suerte del emprendimiento descansa en los emprendedores en mucha mayor medida que allí en donde existen ecosistemas con mejor funcionamiento. Según el ICSEd-Prodem, la falta de capital humano emprendedor es una de las principales debilidades que enfrentan los países de la región y que inhibe el surgimiento de nuevas empresas potentes y dinámicas.

 

El capital humano emprendedor de calidad reúne una variedad de competencias. No sólo se trata de hallar una idea potente sino de liderar un proceso que requiere contar con una gran capacidad para aterrizar conceptos e implementar soluciones en terreno, dado que el emprendimiento es un camino plagado de desafíos. Y una vez que la empresa logra ser puesta en marcha, aún debe dar batalla para sobrevivir y poder conquistar un lugar en el podio de los que logran crecer.

 

Los países con mejores valores de capital humano emprendedor son Colombia y Chile. Ambos países se ubican entre los top 20 del ranking internacional, aunque no superan la barrera de los 40 puntos. Les sigue, a cierta distancia, Argentina. En el otro extremo de la tabla se encuentran países como Guatemala, Dominicana, Ecuador y México con valores inferiores a 20 puntos.

 

Sin embargo, la situación en Latinoamérica dista bastante de la observada en países como Singapur, Hong Kong, Canadá y Estados Unidos, en los cuales la alta aspiración y el riesgo están mucho más generalizados entre los emprendedores.

 

Emprendimiento en el contexto latinoamericano
Fuente: índice de Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico Una herramienta para la acción en América Latina en base a ICSEd-Prodem.

 

 

Una de las primeras cuestiones de relevancia para entender esta dimensión se refiere a las motivaciones que llevan a las personas a embarcarse en esta carrera. En efecto, el perfil de los emprendedores motivados por la existencia de oportunidades suele ser muy diferente al de aquellos que lo hacen tan sólo porque no tienen otra opción laboral.

 

 

Cultura: hacia una sociedad emprendedora

Los valores y creencias predominantes en la sociedad permean el entorno en el que se mueven las personas e influyen sobre su conducta. Por ejemplo, contribuyen a forjar modelos que, con frecuencia, logran inspirar a los jóvenes a la hora de decidir a qué se dedicarán en la vida. También pueden jugar un papel negativo, es decir, inhibiendo el deseo de ejercer cierta actividad porque está mal vista por la sociedad.

 

Un caso concreto en el que esto ocurre es el del emprendimiento. Las personas que eligen este camino tienen en cuenta un conjunto variado de cuestiones: la realización personal, la posibilidad de aplicar sus conocimientos, el reconocimiento y el prestigio, entre otros aspectos. La cultura interviene de diversas maneras en esta decisión. Por ejemplo, a través del grado de valoración social de los emprendedores y su status en la comunidad. A igualdad de condiciones en el resto de las variables, es más probable que surjan emprendedores allí donde éstos son muy valorados que allí en donde cargan sobre sus espaldas con un prejuicio social negativo.

 

La imagen del empresario especulador y rentista ha estado altamente arraigada en la región. Sin embargo, en los últimos años se viene registrando un cambio importante en numerosos países. De hecho, la cultura es una de las dos dimensiones del ICSEd-Prodem con promedio regional más elevado.

 

Claro está que, de todos modos, no todos los países lucen igual. Brasil, Costa Rica y Perú encabezan el ranking de esta dimensión en tanto que Panamá, México y Guatemala cierran la lista, con valores muy inferiores al promedio regional.

 

 Emprendimiento en el contexto latinoamericano

Fuente: índice de Condiciones Sistémicas para el Emprendimiento Dinámico Una herramienta para la acción en América Latina en base a ICSEd-Prodem.

 

En numerosos países de la región, una nueva camada de emprendedores y empresarios jóvenes está ayudando a generar una imagen positiva asociada a la creatividad, el sacrificio y la innovación. Una de las consecuencias es que el status social de los emprendedores está en ascenso.

 

 En este sentido, la región se encuentra inmersa en una tendencia global de la cual se han hecho eco los medios de comunicación, ayudando a difundir testimonios y ejemplos de emprendedores. Ser emprendedor, inclusive, se ha vuelto “cool”. Muchos de ellos se han convertido en modelos inspiradores y participan activamente en una amplia gama de actividades en torno al emprendimiento.

 

En los últimos años, se ha pasado de una situación de relativa escasez en materia de modelos de rol a otra muy diferente en la cual algunos ya comienzan a llamar “la moda del emprendimiento” o “rockstars del emprendimiento”. Sin desconocer que la amenaza de trivialización del emprendimiento existe, es importante destacar que estamos ante un contexto muy distinto al de apenas 10 años atrás.

 

 

conclusiones

Los índices constituyen aproximaciones a la realidad, pero hacen posibles discusiones productivas entre distintos actores y permiten explorar rumbos de acción para mejorar la situación actual.

 

La cultura del emprendimiento en Latinoamérica debe cambiar, los nuevos emprendedores no deben iniciar ideas de negocios basándose en la falta de oportunidades laborales, deben enfocarse en crear valor y satisfacer las necesidades de la sociedad.

 

A su vez es necesario que el emprendedor planifica, analice y genere ideas de negocio en la categoría de empleador, como lo observamos los emprendedores están creando microempresas en donde la emprendedora toma el papel de autoempleado.

 

Es necesario también que se implementen estrategias para motivar a los más jóvenes a emprender, es entendible que por la cultura que rodea a los jóvenes tiendan a estudiar y a buscar empleo.

 

te dejo un post en que hablan de  Las brechas abiertas del emprendimiento en América Latina.

 

Espero te haya gustado y si tiene alguna opinion dejala en los comentarios.

cristianlgp

Ingeniero Industrial at Emprendimientocol
Ingeniero Industrial con énfasis en Emprendimiento, cuento con una maestría en Marketing Digital e Innovación.
cristianlgp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *